Hace dos días estuve en una fiesta infantil en la que padres e hijos participamos en un juego de mi niñez “El Gato y el Ratón”. ¿Lo recuerdas?

Hay ocasiones en las que la venta de servicios se torna una persecución del cliente ideal parecida a ese juego.

Y no debería ser así.

Si tienes claridad sobre el público al que sirves, la venta no debería ser una desgastante carrera para ver si “te atrapo”.

Y si tienes claridad, lo siguiente es el FOCO.

Muchas veces veo Coaches y Consultores que se pierden en el mar de las redes sociales. Eso les causa agobio y agotamiento por todo lo que hay que hacer y todos los recursos que hay que poner para, finalmente, obtener tristes resultados.

Eso no tiene que ser así si tienes:

  1. Claridad
  2. Foco

Ya he hablado en varios artículos sobre lo primero, así que ahora te hablaré del FOCO.

Quiero confesarte algo, para empezar.

Yo también fui presa del mar de las redes sociales y por poco sucumbo ante esas terribles olas y remolinos. Sin embargo, el año pasado, tome una decisión radical: me quedaría con DOS redes sociales y abandonaría todas las demás.

En términos prácticos, eso significó que me quedaba con LinkedIn (obviamente) y Facebook (y sus Grupos), más mi Sitio Web y Podcast,  y abandonaba: Twitter, Youtube, Instagram, Womenalia, el recién iniciado Periscope…además no voltearía la mirada a Snapchat, Google+ ni Pinterest.

No te voy a negar que fue una decisión difícil, pues sentía que debía estar en todo, caso contrario mi negocio no marcharía (pensaba yo) o le haría falta al mundo (a nadie le importa realmente).

Sin embargo, el resultado fue fabuloso en atracción de clientes, ingresos, visibilidad, tranquilidad y productividad.

Matriz de decisión (simplificada)

Ahora quiero compartir brevemente cuáles son los elementos de decisión que me llevaron a quedarme con lo mínimo.

  1. Dónde está mi cliente ideal
  2. Qué plataforma usa con  mayor seriedad y confianza (no frecuencia) mi cliente ideal
  3. Dónde encontré a mis mejores clientes en el pasado
  4. Qué plataforma me resulta más sencilla de usar y con mejores resultados
  5. Dónde encuentro menos competencia para mi propuesta de valor

Cómo ves, los 2 primeros puntos iban de la mano del conocimiento de mi cliente ideal, sin duda, el factor determinante. Eso nos lleva a la clara necesidad de conocer profundamente a nuestro prospecto.

También me fijé en mis habilidades y en el conocimiento que tenía de esa o aquella red, pues a mayor conocimiento le puedes sacar mayor provecho con menor inversión.

Y finalmente, busqué plataformas más exclusivas que me permitieran diferenciarme. Seguramente pensarás que esto es contradictorio con la elección de Facebook…

Así es … seleccioné Facebook por dos motivos adicionales:

  1. TODO el mundo está en Facebook. No puedo negar que es el rey.
  2. ¿A qué otra red iría mi cliente ideal de LinkedIn para relajar su mente, conectar con amigos y chismes?…

De hecho, me ha ido muy bien con el mercadeo cruzado que hago actualmente con LinkedIn y Facebook, y al llevar a mis contactos LinkedIn a mi Grupo Facebook, donde conversamos más relajados y con mayor confianza (cosa que no ha podido hacer LinkedIn con sus Grupos).

En resumen, no se trata de correr detrás del ratón, se trata de correr ENFOCADO.

Espero haberte dado algunas ideas útiles para tu mercadeo. Hasta pronto.

 

 

La autora:

Paola Durán es uno de los 6 expertos en Social Selling reconocido por LinkedIn en Iberoamérica. Ella y su equipo ayudan para que las empresas consigan más clientes y mejoren su reputación digital a través del liderazgo de opinión de sus líderes y colaboradores. Trabajan con equipos comerciales y de mercadeo de PYMES.