A la hora de hablar de los perfiles exitosos de LinkedIn, se hace mucho énfasis en lo primero que salta a la vista: la foto, el título profesional, el resumen, la portada. Pero poco se dice sobre otros elementos. Entonces, ¿deberían importarte las habilidades de tu perfil LinkedIn?

La realidad es que a la fecha tienes al menos 25 elementos que cuidar en tu perfil. Así que es normal que nos abrumemos por no saber qué es importante destacar en un perfil.

Personalmente creo que si tienes la mitad de ellos en su sitio, estarás sobre el 10% de los perfiles en LinkedIn. Y entre los elementos que hay que destacar, apunto a las habilidades o skills. Te cuento por qué.

Una vez que una persona llega a tu perfil hay 4 elementos que saltan a la vista y que determinarán que se enganche o no contigo y tu oferta transformadora: foto, portada, título y resumen (al menos las 2 primeras líneas que parecen automáticamente).

El segundo paso, si has logrado atraer a ese contacto estratégico o ideal, es que le muestres una prueba social.

En los primeros segundos has hablado tú, has hablado de ti. Si esa persona sigue contigo en tu perfil porque encontró al go de interés en tu oferta u oportunidades de negocios, lo lógico será mostrar qué dicen otros de di. Y ahí entran dos elementos fundamentales: las habilidades y las recomendaciones, de las que no hablaré por el momento pues merecen un artículo aparte.

Hay un par de cosas que me encanta que las habilidades como prueba social:

  1. Tú puedes definir estratégicamente qué habilidades colocar en función de tu oferta. Si conoces con claridad a tu cliente ideal, sabrás qué le interesa, qué le aporta valor, qué habilidades busca en la persona a la que desea contratar o con quien desea hacer negocios.
  2. Son una gran oportunidad para lograr interacción con otros miembros de la red.

 

Al final del artículo puedes descargar un documento complementario en el que te muestro los mejores tips para definir tus habilidades y qué deberías evitar al elegirlas, para que no te pase esto:

Paola Duran

 

Ahora te hablaré un poco más del segundo punto: oportunidades de interacción.

En el pasado, LinkedIn te daba la opción de calificar habilidades de tus contactos al mostrarte sus fotos y sugerirte una habilidad. Por el momento no he visto esa funcionalidad en la nueva interfaz 2017. Esto no quiere decir que no volverá, ya que se siguen haciendo ajustes.

Lo que he podido comprobar es que cuando una persona valida alguna de tus habilidades, LinkedIn te lo hará saber inmediatamente en la sección de Notificaciones. Esta es una oportunidad única para conectar con esa persona en dos pasos:

1. Agradecer

Mi lema en LinkedIn es “ser agradecido”. En un principio, no sabemos el motivo por el que una persona ha calificado tus habilidades. Podría ser que quiera atraer tu atención o podría ser una cortesía, luego lo averiguarás. En cualquier caso, te animo a agradecer y a hacer lo mismo.

2. Calificar sus habilidades. ¿Pero si no la conozco personalmente?

Esta es una discusión constante: ¿debo aceptar, conversar, calificar a una persona que no conozco?.

Mi respuesta: “Depende…de tu estrategia”.

¿Qué buscas con LinkedIn? Si te interesa hacer negocios, ampliar tu red estratégica de contactos, prospectar a tu cliente ideal, deberás estar abierto a conectar con personas que no conoces personalmente. Para mi, esa es una de las fortalezas de la red. Sin dejar la posibilidad de conectar con personas reales, te permite impactar y alcanzar a gente que de otra forma simplemente no podrías tocar físicamente.

Con ese contexto, te diría que sí, que no está mal calificar las habilidades de personas que no conoces. Personalmente miro su perfil antes de hacerlo y procuro ver qué habilidad está relacionada con lo que esa persona hace y ofrece, que ya haya sido validado antes y que esté soportado por un testimonio.

Mi experiencia es que después de agradecer y devolver la calificación de habilidades se puede iniciar una conversación, una relación de negocios.

Mira que en LinkedIn, los grandes negocios empiezan con pequeñas cosas: un verse, un interactuar, un agradecer. Esas son las puertas a la creación de relaciones reales y de largo plazo.

Si crees en esa forma de hacer negocios o atraer clientes, en el uno a uno, te invito a mirar tus habilidades, a estructurarlas y a emplear esta herramienta como una maravillosa ventana a más clientes y más negocios.

Si te gustaron los consejos, comparte este artículo.

Y aquí puedes descargar el documento con los consejos sobre cómo definir tus mejores habilidades y qué evitar. Déjame tu correo y te llegarán los tips de inmediato.

Tips para elegir tus habilidades y evitar las que no te convienen.
 

La autora:

Paola Durán es mamá-empresaria digital. Ayuda a Coaches y Consultores, que quieren generar Impacto, a atraer Más y Mejores Clientes con LinkedIn. Accede a su entrenamiento gratuito: El Arte De Vender con LinkedIn dónde conocerás un simple sistema de 3 pasos para hacer crecer tu Negocio con la red profesional más poderosa el Mundo. Reserva tu espacio aquí.