¿Has sentido alguna vez que tienes la gallina de los huevos de oro pero no sabes cómo venderla? O tal vez, ¿sientes que te sudan las manos cada vez que debes hablar de precios con un cliente? La venta es una piedra de toque para todo emprendedor o profesional independiente, así que en esta entrega les daré algunas guías para lanzarte sin más miedo a vender.

Muchos hemos experimentado agresivas formas de venta en nuestras puerta, emails o teléfonos, y estamos un tanto hartos. También sabemos lo frustraste que puede ser el arrepentirse de una compra y no poder devolverla.

¡Pero la venta es el núcleo de nuestros negocios!

Pues voy a compartir algunos puntos que personalmente me han ayudado a adelantar en ese campo con una venta honesta,  respetuosa, clara y que va a dar grandes satisfacciones a nuestros clientes.

Con frecuencia, los miedos o incapacidad para vender o vendernos, tiene su raíz en la inseguridad.

– Desconfianza en mis habilidades para la venta

– Desconfianza en mis productos

Dicho esto, las soluciones son claras:

1. Ejercítate. Vender es una habilidad, y como cualquier destreza se mejora con el tiempo, la práctica y con un trabajo de mentalidad. Si no naciste con ese desparpajo, no te asustes.

Hace poco leí que el Coronel Sanders, creador de la receta de KFC, fue rechazado por más de 1000 restaurantes cuando quiso venderles su fórmula. Pues no cabe duda que se ejercitó bastante.

2. Ofrece un producto irresistible.  El éxito del Coronel Sanders no sólo se basó en la práctica. A su famosa receta le faltaba una simple cosa: sal. Debido a sus problemas de salud, no consumía ese condimento desde hace años y alguien que probó su producto le hizo caer en cuenta. Ese fue el inicio de su éxito.

Nuestros servicios o productos deben estar enfocados a resolver los problemas de nuestro cliente ideal. Si no satisfacemos sus necesidades apremiantes, nos pasará lo que al creador de KFC: estaremos tratando de vender alimentos para personas con diabetes a la población que no sufre de esa enfermedad.

¿Cómo saber si mi producto es el adecuado? Mira este artículo.

3. Enamórate de tu producto. Debes estar convencido de que tu solución es la mejor para esa necesidad. ¡Porque lo es!

Trabaja en tu mentalidad y recuerda que:

– Estas dando una salida a los problemas más preocupantes de tus prospectos.

– La consecuencia de que ellos no resuelvan sus necesidades puede ser más costosa para ellos de lo que tú les ofreces.

– Si no haces tu oferta o no le das el seguimiento, podrías estar haciendo el trabajo para otro que seguramente sí irá detrás de ese cliente.

Y para terminar, un consejo bono: haz una oferta irresistible. Dedica el 90% de tu tiempo, energía y dedicación a mostrarles a tus clientes los beneficios que obtendrán con tu servicio o producto, y sólo el 10% a mostrarles cómo funciona o cuanto cuesta. Estoy segura de que con un poco de práctica y trabajo de mentalidad superarás el miedo a vender o a venderte.

Image courtesy of worradmu at FreeDigitalPhotos

¿Te fue útil el artículo? ¡Me encantaría contar con tu opinión! No olvides dejar tu comentario más abajo.

Si te gustó compártelo con tus amigos aquí:

 

La autora:

Paola Durán es mamá-empresaria digital. Ayuda a Coaches y Consultores, que quieren generar Impacto, a atraer Más y Mejores Clientes con LinkedIn. Accede a su entrenamiento gratuito: El Arte De Vender con LinkedIn dónde conocerás un simple sistema de 3 pasos para hacer crecer tu Negocio con la red profesional más poderosa el Mundo. Reserva tu espacio aquí.